jueves

COHETE LUNAR DE TINTIN (HERGE/MOULINSART)

País de origen: Syldavia
Tipo: Cohete lunar
Año de entrada en servicio: 1952
Escala: No especificada
Fabricante de la maqueta: Hergé/Moulinsart

Comentario: La nave espacial que llevó a Tintín a la Luna fue un proyecto del profesor Tornasol, financiado y dirigido por el gobierno de Syldavia (un ficticio país de los Balcanes), que despegó de la Tierra con destino al satélite lunar el 3 de junio de 1952.
 En "Objetivo: la Luna" de Hergé, Tintín y su inseparable amigo, el capitán Haddock, deciden viajar a Syldavia para unirse al proyecto de Tornasol que tiene lugar en el Centro de Investigación atómica de Sprodj. En este centro, dirigido por el profesor Baxter, y destinado a utilizar la energía nuclear para usos pacíficos, se desarrolla el proyecto de mandar al hombre a la Luna. El 3 de junio de 1952, a la 1:34 AM, el cohete despega hacia la Luna llevando a Tintín, Haddock, Tornasol, Wolff, al fiel Milú y a unos cuantos polizones.
El cohete lunar del profesor Tornasol, a diferencia del SATURNO V del programa APOLO de la NASA, era de una sola etapa sin tener necesidad de ir perdiendo fases para ahorrar peso, debido a  una propulsión nuclear extraordinariamente eficiente, que permitiría el denominado "ascenso directo".
El sistema de propulsión del cohete de Tornasol contaba con dos sistemas diferentes: el primero, con combustible líquido para el despegue y para frenar el cohete en el  aterrizaje. El segundo sistema de propulsión, que entraría en funcionamiento a partir de 800 kilómetros de altura sería el motor atómico. La razón de la no utilización del motor atómico en el despegue y el aterrizaje era evitar la contaminación por partículas radiactivas que surgirían por el escape del cohete.

El cohete expulsaba, por medio de la fisión nuclear, propelente a una velocidad de 8,9 km/seg, lo que proporcionaba una gravedad igual a la de la tierra, mientras el motor estuviera en funcionamiento. La ingravidez se hizo patente cuando el cohete tuvo que darse la vuelta a mitad de camino, para poder alunizar.

Sorprende que los tripulantes se situaran en posición boca abajo para el despegue, como quedó demostrado posteriormente en los programas espaciales ruso y estadounidense. La posición de despegue sobre la espalda soporta mucho mejor las fuerzas G y permite manipular los controles con más comodidad.

El cohete lunar de Tintín llega a la Luna en pocas horas, mientras que el APOLO XI necesitó tres días para llegar al satélite de la Tierra.
Gracias al cohete syldavo, Tintín pudo decir al bajar del cohete a la superficie lunar:
"¡Ya está!...Acabo de dar algunos pasos...¡Por primera vez en la historia de la humanidad un ser humano acaba de hollar la Luna!..."
Fotos nº 2, 5 y 7: Cortesía Editorial Casterman
¿Conoces las CAU-ferencias de CAU ARTÍSTIC?: "Llegar a la Luna, la aventura más grande"

No hay comentarios: